Grupo de Investigación de la Pesca Artesanal – Escuela de Antropología, Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Chile.

Entradas etiquetadas como “Pichilemu

Desalojan asentamiento de pescadores artesanales algueros en la región de O´Higgins

Imagen

Por Rodrigo Díaz Plá.- Coordinador General GIPART (Grupo de Investigación de la Pesca Artesanal y Sociedades Costeras). gipartuahc@gmail.com

Fotografía: Fabiola Miranda Aguilar.

A menos de un mes de que la presidenta Michelle Bachelet asumiera su cargo y el designado subsecretario de pesca Raúl Súnico comprometiera un irrestricto apoyo a la pesca artesanal, en la costa de la comuna de Pichilemu, en la región de O´Higgins, un pequeño asentamiento llamado “Los Huachos” fue desalojado por la fuerza pública.

 

La acción llevada a cabo por Carabineros tuvo por efecto el desalojo de las familias que ahí se encontraban y al desarme de la infraestructura ocupada por los pescadores en sus labores productivas. Más de treinta efectivos policiales y trabajadores contratados por los dueños del fundo procedieron a hacer efectiva la orden judicial, la cual estuvo basada en una interpretación errónea de un documento de la Capitanía de Puerto de Pichilemu, según señalan algunas fuentes directas.

 

Yolanda Cordero, madre y trabajadora de este sector, relata con dureza los momentos vividos durante el desalojo: “Estábamos en los 8 metros, y fueron con contingente de carabineros y todo a la playa. Fue una persecución por venganza contra nosotros. Pero ellos nos desarmaron todo, fueron con diablos, martillos, trabajadores, y muchos carabineros, incluso de civil, fue bien atemorizante. Pero nosotros en realidad no podíamos ponernos a pelear con carabineros. Ellos hasta pasearon por la playa, fue bien humillante. Nos desarmaron todo cargando tres camiones y nos tiraron fuera del fundo”.

 

Relata, además, las condiciones con las que deben lidiar las familias, cuestión que se agudiza aún más con este desalojo: “Nos afecta terriblemente porque es lógico que nosotros no podemos viajar desde Pichilemu todos los días, el cuerpo no nos da. Son más de 50 kms., tenemos que tener vehículos, y no todos tenemos vehículos todos los días. Es vivir incómodo, no tener agua potable, ni comodidades, trabajas duro, y más encima nos quieren obligar a viajar todos los días. Ahora justamente no hemos terminado la temporada, tenemos cochayuyo negro, colorado, todo tendido y nos están dañando terriblemente. Es una injusticia.

 

Una historia que no es nueva: Los algueros y los dueños de fundo.

 

La recolección de algas en la costa de la región de O´Higgins, es una práctica ancestral con fuerte arraigambre local y motor económico de un sinnúmero de familias que viven y se sustentan de la actividad recolectora. Sin embargo, esta actividad socioeconómica descansa sobre una triste historia de la relación entre algueros y dueños de fundo, incluida violencia patronal al más puro estilo del “Señor de la Querencia”.

 

Eduardo Cordero, alguero y dirigente del sector Los Huachos nos cuenta parte de esta historia: “La historia parte del cómo llegamos acá, es una historia de los cambios que se van produciendo, por los procesos mismos que ha vivido el país. Aquí empezamos a trabajar cuando estaba finalizando el gobierno de Allende. Luego vino el Golpe de Estado y viene otra etapa. En el gobierno militar lo toma CONAF y se hace cargo del fundo y del acceso. CONAF empezó con las restricciones. Dijeron que teníamos que salir y que nos daban un pedazo de tierra lejos, nos daban madera para construir pero lejos. Así que nos hicieron las rucas arriba, pero luego nos puso restricciones. Cuando llovía no podíamos pasar por el camino. Aguantamos y cuando vuelve el gobierno democrático, se entregó a la dueña que está hoy día. Ella llegó con buena disposición, hizo una casa y de ahí por varios años teníamos excelente convivencia. Nos prestaba llave de predio, y cocinábamos con leña. Luego la señora nos puso restricciones, tenemos una carta del cómo tenemos que habitar acá en la playa, un reglamento draconiano, con restricciones del cómo tener comportamientos en la playa, y la señora puso llaves. Nosotros le contamos a las autoridades, y no vinieron a ver”.

 

Esta es una situación histórica que guarda muchos malos recuerdos, señala Eduardo, y dice que “ahí empiezan a aparecer los fantasmas antiguos antes de que llegáramos, a nuestros viejos lo apresaban y seguían, los echaban”.

 

Fabiola Miranda, investigadora del Grupo de Investigación de la Pesca Artesanal de la Escuela de Antropología de la UAHC, quien ha trabajado en las caletas y asentamientos algueros del sector costero de las comunas de Pichilemu y Paredones, hace hincapié sobre la profunda problemática social instalada en el territorio: “Esto es un caso histórico con el que deben coexistir los pescadores artesanales algueros y algueras en la VI región. La falta de regularización sobre derechos de los trabajadores y trabajadoras del mar en cuanto al acceso efectivo a su lugar de trabajo, derechos mínimos de servicios básicos como acceso a baño, agua potable y luz, son elementos que al no estar regularizados dejan alrededor de 300 familias desprovistas de un trabajo, ingresos y respaldo social mínimo.

 

Por otro lado, la antropóloga señala que “estos hechos no pueden seguir siendo silenciados como ha sucedido hace más de un siglo, donde la quema de rucos, los azotes a recolectores de orilla para evitar su acceso al trabajo, han sido temas invisibilizados.”

 

Por último, manifiesta que uno de los mayores problemas son las trabas a la actividad pesquera artesanal, “tema que debiera preocupar a las autoridades pues la mayor cantidad de exportaciones de algas que se realizan en el país es precisamente en esta región. Es urgente que se pronuncien las autoridades, ya que por un lado esto no permite el control productivo y territorial de parte de las comunidades de pescadores artesanales; y por otro,las recomendaciones de organizaciones internacionales apuntadas a superar la pobreza en la pesca artesanal, es el garantizar el acceso equitativo a la pesca y con esto lograr sostenibilidad de los recursos y del ámbito laboral, y con este tipo de prácticas no se logra.”

 

Mal precedente para un futuro incierto

 

Por su parte, Genaro Guerrero, dirigente de la CONDEPP, mostró su preocupación por esta situación ya que “no deja de ser  un aliciente al resto de los dueños de predios, porque lo único que quieren acá en esta parte es que nosotros salgamos de la orilla, donde trabajamos desde tiempos inmemoriales”. Para el dirigente este desalojo forma parte de una estrategia para sacar a los pescadores orilleros: “el empeño aquí, es lisa y llanamente hacernos desaparecer de la orilla del mar. Antes había pasado, han habido abusos de destrucción y quemas de rucos, quizás dentro de la figura de delito criminal. En un fundo una vez destruyeron unas rucas, en varios asentamientos ha pasado.”

 

La situación sienta un mal precedente para la pesca artesanal en Chile, puesto que el desalojo se encuentra al margen de la ley, vulnerando los códigos 612 y 613 del Código Civil con respecto a la servidumbre de pesca. Estos establecen que a partir de la línea de la más alta marea, pueden hacer uso efectivo pescadores, algueros y recolectores hasta los ocho metros en tierra.

 

En tanto, el concejal de Paredones (PS) y alguero, Emiliano Guerrero, señala que “ha sido todo muy complicado. He sido dirigente toda mi vida de los pescadores artesanales y soy pescador artesanal. Es una brutalidad tremenda cuando el fundamento es un error, porque carece de fundamento jurídico“. El miembro del concejo comunal de Paredones manifestó sus dudas con respecto a este hecho, señalando “yo pienso que es la punta del iceberg para sacarnos. Es el comienzo para el desalojo de pescadores artesanales y recolectores de algas”.

 

En relación a la cantidad de familias que se podrían ver afectadas, Guerrero manifestó que “aquí en los 110 km de costa que tenemos en la VI región hay mas o menos 15 asentamientos de recolectores de algas y la verdad es que hay sectores muy numerosos donde hay doce o trece familias por sector y hay alrededor de unas 300 familias en la recolección de algas.”

 

Por último, con respecto al pronunciamiento oficial sobre el desalojo señaló que hasta el momento no ha habido autoridades, ni de gobierno ni del municipio, que se hayan pronunciado respecto a esta problemática.

 

La pesca artesanal viene sufriendo una profunda crisis que se viene acrecentando hace más de dos décadas, sumado a una creciente problemática territorial que tiene a comunidades costeras expectantes sobre su futuro. Esperemos, por el bien común de nuestras localidades pesqueras, que las autoridades se pronuncien sobre este hecho y el tema se ponga sobre la mesa, valorando de esta manera tanto el trabajo de recolectores y algueros como su cultura e historia.

Anuncios

“Sin pescados, no hay pescadores”. Implicancias de la legislación pesquera en la subsistencia del subsector pesquero artesanal de Pichilemu y el país

Image

Entrevista realizada a Genaro Guerrero, pescador artesanal y dirigente de la CONDEPP[1].

 Pichilemu, VI región, Chile.

Por Dein Portela Valenzuela[2]

 

La entrevista fue realizada en el trayecto de Pichilemu al de sector de Alto Colorado, específicamente Los Leones, lugar al que se dirige comúnmente Genaro a pescar robalo.

El reportaje trata de temas de índole particular en relación al caso de Pichilemu, y general, en torno a la situación de la pesca artesanal a nivel nacional. Da cuenta de las pesquerías que se extraen y extraían, la situación actual de las AMERB’s y el anterior sistema de parcelas, el terremoto y las condiciones de trabajo de los pescadores artesanales, entre otros que se desarrollan a continuación.

¿Podría darnos una visión global de la situación de la pesca en Pichilemu?

La pesca en términos generales, la pesca de peces, no sólo en Pichilemu, sino que a nivel nacional está en un estado crítico porque ya prácticamente no quedan recursos, entonces hay muchas pesquerías que están absolutamente colapsadas o están al borde del colapso, ya prácticamente no quedan pesquerías sanas, porque la única pesquería sana que quedaba, que era la sardina y la anchoa, y esto en tres años, entró también en estado crítico, porque la biomasa existente no alcanza a superar el millón de toneladas, para mantener una pesquería sustentable no puedes capturar más del 10% de la biomasa que tienes. Entonces la pesca y en realidad, o sea, el mar nuestro, sobre todo las especies pelágicas son migratorias, independiente de que aquí en la región haya poca presencia de pesca industrial, entre comillas, porque las naves industriales de la V, de la VIII regiones vienen a pescar igual acá, entonces no escapa a la realidad nacional que está en un estado crítico de los recursos.

Ahora, en el contexto de las algas, que en realidad es lo único que va sustentando, el asunto es cuánto tiempo más va a estar sustentando la actividad pesquero artesanal, con el nivel de presión al que están siendo sometidas, especialmente por los precios que tienen las algas, y la demanda internacional, entonces es una interrogante y una inquietud bastante seria para los que verdaderamente vivimos de la pesca y queremos seguir viviendo de ella, esa es una realidad que como te digo es un fenómeno a nivel nacional.

En Pichilemu, la merluza común (Merluccius gayi gayi) es lo que se está sacando, robalo (Eleginops maclovinus), los que pillamos robalo así como yo con línea de mano y eso, nada más que eso porque no hay más.

Antes se sacaba harta corvina. Pesca de subsistencia, porque no puedes hablar de volumen por ejemplo para exportar, sí sale para el mercado interno, llevo el robalo para Santiago a veces, pero son volúmenes pequeños. Y lo otro es que por ejemplo que el robalo, afortunadamente ahora han aprendido a comerlo porque antes era poca la gente que lo conocía, el robalo es una carne de primerísima calidad, pero la gente no lo conocía, ahora lo está conociendo, porque ya las especies tradicionales que se consumían, como era la corvina, que era zona de mucha corvina, ahora prácticamente nadie la ve, la corvina prácticamente desapareció, sencillamente desapareció, y es por la sobreexplotación industrial, porque de alguna manera, la excusa de la pesca industrial es que quieren responsabilizar también en cierta forma a nosotros de lo que ha pasado pero la pesca artesanal nunca ha sido responsable de la extinción de ninguna de las especies que están en este momento prácticamente al borde de desaparecer definitivamente.

Y en cuanto a algas ¿qué se saca aquí en Pichilemu?

Aquí el alga que se saca, que sustenta la actividad en este momento es el cochayuyo (Durviullaea antarctica), se sacan huiro negro (Lessonia nigrescens.), que también se están explotando que antes no se explotaban, por lo mismo, por la carencia de pesca propiamente tal, de peces, se están explotando las lessonias, luga (Gigartina skottebergii), la chasca (Gelidium rex), el pelillo (Gracilaria spp), esas son las cosas que están sustentando la pesca, pero ya la chasca también hay mucho menos volumen que años atrás porque por el terremoto generó que en gran parte del litoral de la VI Región, la costa se levantó, se levantó como dos metros y en otras partes más, entonces eso significa que las praderas de algas prácticamente desaparecieran porque al levantarse la costa dos metros habían partes que estaban bajo el agua y ahora están dos metros sobre el agua, entonces desapareció más del 75% de las praderas de algas de los sectores donde la plataforma continental está por encima de la plataforma marina, porque hay partes donde está por encima y hay partes que está por debajo. Donde la plataforma marina está por debajo de la continental, ahí fue donde quedó la embarrada. Y es un fenómeno que también a su tiempo en la Subsecretaría de Pesca como Consejero Regional de Pesca yo lo denuncié pero nadie se hizo cargo de ella, es importante que se hubiese levantado información para que por lo menos ante la ocurrencia de grandes terremotos que van a seguir habiendo, en nuestro país se sepa lo que va a suceder, o sea, de qué manera eso afecta también a los recursos pesqueros y como te digo nadie hasta el día de hoy se ha hecho cargo de ese fenómeno.

Entonces todo eso ha llevado que la situación del sector pesquero artesanal vaya empeorando.

¿Y en cuanto a mariscos aquí en Pichilemu?

Mariscos bueno, afortunadamente la costa chilena es una costa muy rica, una biodiversidad muy grande, pero lamentablemente, en este caso la institucionalidad, hablemos de SERNAPESCA, la misma Armada de Chile, no tienen los instrumentos ni los elementos para ejercer y aplicar la ley. La ley es vulnerada constantemente, los recursos pesqueros son sobreexplotados de manera irracional, al margen de la ley, entonces eso ha generado también que no haya lo que tendría que haber.

Aquí se sacan locos (Concholepas concholepas), erizos (Loxechinus albus), lapas (Fissurella máxima), y lapas existen a lo menos unas 10 a 12 variedades, mucho más de lo que hay en el resto del país por las condiciones de la costa, porque nosotros afortunadamente tenemos una costa de mar de mucha rompiente, muy expuesta lo que también es una desventaja para trabajar, pero es una ventaja desde el punto de vista de la biodiversidad y de la riqueza de las aguas, entonces es prácticamente lo que ha impedido que las especies se exterminen, porque si no fuese el mar tan bravo, ya no habría nada.

Tienes una biodiversidad absolutamente distintas a las costas que son mansas y que son más profundas, porque es una costa muy expuesta donde se mueven millones y millones de toneladas de sedimentos de arena y se embanca, eso después de un tiempo significa un  enjambre de vida porque al tener el sustrato limpio y tienes las condiciones propicias para la fijación de larvas de todo tipo de crustáceos, de moluscos y bivalvos y todo eso. Esas son las ventajas que tiene la costa nuestra y eso yo creo que es una de las grandes riquezas también de la costa nuestra.

[El funcionamiento de las parcelas]

Entonces, además lo otro que ha permitido aquí en la región la sustentabilidad y que sigamos viviendo de los recursos pesqueros es el manejo que nos autoimpusimos, porque nosotros que hacemos manejos de praderas de algas, nosotros la institucionalizamos en el año 80’, existen datos bibliográficos que aquí se hacen manejos dentro de la región, creo que en ninguna parte del mundo hasta ahora conocida se hacía manejo antes que acá, por ejemplo aquí tienes en la VI Región datos bibliográficos de 60 – 70 años de manejo de praderas de algas y eso es lo que nos ha permitido vivir de las algas. Nosotros nos auto-regulamos, nosotros nos respetamos, cosa que la institucionalidad en torno de las Áreas de Manejo no ha logrado, no pudo prácticamente garantizar el cumplimiento de la normativa pesquera a través de las Áreas de Manejo porque no tienen los elemento ni técnicos ni humanos para regular el sistema que ellos mismo crearon.

¿Qué tendrían que regular?

El cumplimiento de la normativa, por ejemplo, el respeto de las áreas donde se hace,  entrecomillas manejo, y que verdaderamente se respete y que no se roben lo que algunos pescadores con sacrificio cuidan. Entonces cuando llegan los que van a robar, los que van a sacar productos en veda nadie los fiscaliza y nadie aplica el cumplimiento de la ley

Alto Colorado fue la primera área de manejo que tuvimos aquí en la región nosotros.

Esos son los vicios que tiene de lo que yo te hablo, por ejemplo, nosotros, con lo que nosotros, en ese tiempo yo era el presidente de la organización de pescadores que había y nosotros la institucionalizamos el año 82’, el cuidado y el respeto de las parcelas, y que perdura hasta el día de hoy, y lo único que ha dado resultado y te garantiza una eficiencia máxima y absoluta de la producción de algas pero ese es un acuerdo mutuo en este caso entre los usuarios donde la institucionalidad mira desde afuera no más lo que nosotros institucionalizamos y ellos… porque las áreas de manejo, no es arrogancia ni ser petulante, las áreas de manejo precisamente fue una copia, pero una muy mala copia de lo que nosotros teníamos aquí en la VI Región.

¿Y cómo funcionaban las parcelas? O ¿Cómo funcionan?

Por respeto, por acuerdo, o sea, nosotros hacíamos las parcelas y fulano de tal sabía de quien era la parcela y nadie se metía en la parcela del otro.

Si en el fondo convirtieron eso en un negocio para los organismos técnicos, porque los organismos técnicos llámese universidades, ONG’s que tenían afinidad con los recursos pesqueros, o sea, con el mar, hacían, se adjudicaban los famosos seguimientos, pero los que se tenían que meter al agua eran los propios pescadores, ellos se dedicaban a certificar lo que los pescadores veían y la plata la cobraban los organismos técnicos sin meterse al agua. En este caso la institucionalidad no fue capaz de dar respuesta al modelo que ellos implementaron.

Las Áreas de Manejo desde el punto de vista social y económico son insustentables, son una buena medida de administración pesquera en la medida que te permite la preservación de los recursos y la mantención de los mismos en el tiempo, pero no se hacen sustentables desde el punto de vista social y económico, cuando tú quieres sustentarla solamente en tres recursos que eran los objetivos de las Área de Manejo y donde lo sigue siendo en muchas partes del país que es la lapa, el loco y el erizo, y es porque el mismo loco, el auge del loco en el mercado internacional se produce cuando vino el colapso de los abalones, tanto en México, California, Estados Unidos, en el Golfo de México y en Japón, entonces cuando se produce el colapso del abalón, el mercado que tenía el abalón, lo sustituyen con el loco, pero después se recupera el abalón, y, por lo mismo, recupera el nicho del mercado y el loco deja de tener la demanda que tenía en los mercados internacionales, entonces ya los precios por lo mismo bajan en un 50, 60%. En cambio las algas van a tener una demanda creciente. Normalmente piensan que las algas, las mismas lessonias, se ocupan  para hacer alimento para los animales, las lessonias se ocupan como preservante para los alimentos de consumo humano, se saca el alginato que es el principal componente para preservar los alimentos, mientras haya fabricación de alimentos va haber demanda de algas porque las algas son lo único científicamente comprobado, son los únicos preservantes que no te traen efectos secundarios, no producen cáncer porque los preservantes químicos traen consecuencias nefastas para el ser humano que es el cáncer, pero como te digo esos son muy pocos yo he visto profesores, por ejemplo, en la enseñanza básica donde los niños preguntan que para qué se ocupan las algas, para hacerle alimentos a los animales.

¿Cómo están funcionando ahora estos lugares como Alto Colorado donde ya no resultó el Área de Manejo?

Siguen funcionando como funcionaban antes que se convirtieran en Área de Manejo, o sea, bajo el sistema que teníamos nosotros, bajo el sistema de parcelas.

Alto Colorado se desafectó como hace cinco años atrás y la de las Quiscas, Los Huasos también las desafectaron, porque también estuvo funcionando, porque también pasaba lo mismo, si la tónica aquí, la institucionalidad no responde al cumplimiento de la norma, no son capaz de aplicar el cumplimiento de la norma porque es un sistema que no funciona, porque el que va a robar, roba y nadie lo sanciona.

¿La vigilancia corría por los mismos sindicatos?

Pero cuando se denunciaban concretamente por la misma organización, tampoco la institucionalidad era capaz de sancionar.

Hay universidades que están interesadas en el tema pero no han profundizado en un tema esencial, porque de afuera tienen una visión pero las cosas son muy distintas adentro, porque nadie se ha preocupado. Hay un fenómeno que nadie ha querido entender y nadie lo ha querido estudiar, porque lo que les enseñan en la universidad es lo que está en los textos, en los libros, pero esos libros no tienen investigación de campo prácticamente, la enseñanza que les dan a ustedes no tiene investigación de campo, para que esa enseñanza tenga validez tienen que llevarlos a terreno, tienen que familiarizarse con los recursos a ver lo que verdaderamente ocurre en el medioambiente. Porque por ejemplo, nadie se ha puesto a pensar que si yo me pongo a cuidar un  sector donde viven en forma natural, por control de la naturaleza, mil bichos y yo voy a tener por el manejo que entrecomillas que te digo que yo hago, voy a aplicar, voy a matar los 10 mil porque se van a morir del hambre, entonces nadie se ha preocupado de estudiar eso. Hay una… o sea, si yo tengo una hectárea de terreno donde puedo criar dos vacas y vengo se me ocurre tener 10 vacas, van a morirse las 10 vacas del hambre. Entonces con el caso de los locos ha pasado lo mismo, la calidad de los locos ha disminuido de tal forma que han terminado siendo prácticamente puras conchas.

Entonces cómo debiesen funcionar para que sean rentables o encontrar un mecanismo,  una fórmula de proteger el recurso.

 Si estamos hablando que la pesca es uno de los negocios más rentables de Chile, está dentro de los cinco negocios más rentables, entonces lo mínimo que tendría que haber ya que no hay un Ministerio del Mar, existe una Subsecretaría, implementar esa subsecretaría y un Servicio Nacional de Pesca con los medios técnicos y humanos necesarios para que se aplique verdaderamente un cumplimiento de la norma. Porque si yo creo un fenómeno, y no soy capaz de demostrar que ese fenómeno va a funcionar y que verdaderamente funcione, cumpla con los objetivos para lo que fue creado, incluso entonces la cuestión sencillamente no sirve, entonces lo que falta es un poco de honestidad, donde se reconozca que el sistema creado por la institucionalidad fue un fracaso, que no sirve. Nadie puede discutir que lo que nosotros implementamos hace más de 30 años es un éxito rotundo en el caso de las algas, si lo que quieren es replicar por lo menos que garanticen que aquellos que se van a  involucrar en el sistema van a tener un mínimo de garantía, de que no van a perder el tiempo cuidando y trabajando, invirtiendo.

¿Les permitían sacar la matrícula de pescadores?

Claro, si ahora la matrícula de recolector de orilla, cualquier tipo que vaya a un servicio público y llegue y diga que quiere tener… quien quiera tener matrícula de recolector de orilla, el tipo va y saca, y le dan la inscripción como recolector de orilla y está listo y puede trabajar en el mar. Entonces como te digo esa es la contradicción porque si yo no tengo recurso cómo yo voy a aplicarle más esfuerzo y voy a incrementar el esfuerzo cuando no hay recursos. Entonces como te digo, la política era crear un millón de empleos, porque la lógica es que quien tenga una matrícula está ocupado, o sea, quien esté inscrito como recolector de orilla, como pescador artesanal, como sea, está ocupado, entonces puede decir ya, yo creé un millón de empleos, esa es la premisa.

Reflexiones finales

Quizá las palabras de Genaro Guerrero para muchos no sean gran novedad, muchos profesionales dedicados a temas relacionados con el mar y las sociedades costeras dan cuenta de las situaciones que se  plantean en el presente, pero cuando es desde los propios pescadores y sus dirigentes, y vemos que el discurso se repite poniendo las alarmas ante un modelo que les desfavorece, indicando reiterativamente que las decisiones deben ser tomadas en conjunto, partiendo de la reflexión ante los problemas que aquejan a unos y a otros (Estado y subsectores artesanal e industrial), es preciso que recojamos y atendamos. No es menor que los recursos disminuyan hasta índices más que preocupantes, dando cuenta de la posible extinción de determinadas especies, y ello se condice con lo que pasa en diferentes localidades y regiones del país. Es el caso de la corvina, de la cual nos habla Genaro. Asimismo, de un modelo que entra en conflicto, en este caso las AMERB’s v/s las Parcelas, cabe preguntarnos si efectivamente el sistema de AMERB’s es una mala copia de las parcelas, o si pueden complementarse o aprender la una de la otra. Situaciones de contingencia,  donde la participación en las políticas, y el aporte que hacen y debiesen hacer las universidades es clave también en el desarrollo del subsector pesquero artesanal. En definitiva, preguntas atingentes y desafíos latentes que el año que recién parte serán más que recurrentes en la agenda nacional. No todo es cuesta abajo y parece ser que sin peces siguen subsistiendo los pescadores quienes recurren a prácticas de antaño como el uso y acuerdo de trabajo en parcelas y la extracción de algas.

Referencias

Servicio Nacional de Pesca. Glosario de términos de uso frecuente en el sector pesquero. Tercera edición. 2008.


[1] Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero.

[2]Antropólogo Social, UAHC. Etnógrafo GIPART Proyecto NTI “Estudio comparativo de la trayectoria en la implementación de Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB) en la IV, V y VI región. 2006-2013”